04/09/2013, Locales

Haciendo Teatro: Muy buena idea, Mala ingeniería


ANALISTA. Lucho Martínez Tecco y su particular análisis sobre descuento a teatros
Tal como ha sido público y reflejado en las páginas de “El Retrato” se realizó (10/9/12) una reunión en el Palacio Municipal, donde: “El Intendente Municipal Gustavo Pulti, acompañado por el Secretario de Cultura Leandro Laserna y los empresarios teatrales Carlos Rottemberg y Pablo Pérez Iglesias, firmaron un convenio a través del cual se beneficiará a los vecinos de Mar del Plata y Batán con un descuento del 25% para el valor de entradas en obras teatrales de la próxima temporada veraniega.”

No sin satisfacción, nos enteramos de la buena nueva, pero al ser el cuerpo de la información, nos asaltaron algunas dudas respecto al “mecanismo” previsto y anunciado por el Secretario Municipal de Cultura, cuando dice (sic):

” Con respecto a la obtención del beneficio, Laserna explicó que “será un trámite muy simple; los vecinos residentes de Gral. Pueyrredón podrán tener su constancia de residente marplatense emitida por la Secretaría de Cultura que se entregará a cada vecino que concurra con su DNI a la Biblioteca Pública Municipal a partir de 1º de octubre. Con esa constancia se permitirá a los vecinos acceder fácilmente y a un menor costo a las salas teatrales que estimamos que –dentro de unos días- sean todas las salas de Gral. Pueyrredon.”

A ese mecanismo le llamamos “Ingeniería del proyecto”. Analicemos: la concurrencia a un espectáculo teatral es un hecho social, recreativo, habitualmente gregario, que se concreta por exclusiva decisión individual, pero que, muy pocas veces – excepto se trate de un malévolo critico/a, que además, no paga entrada o de un recalcitrante ermitaño- se ejecuta en soledad.

No me imagino abuelos, padres, madres, hijos, parientes y amigos, concurriendo a la Biblioteca Municipal, en patota,( o individualmente) a solicitar su “credencial” para beneficiarse con la “caricia” expresada por Rotemberg.

Quien, además, me pareció contradecir esa decisión al referirse, en reportajes televisados durante la posterior “conferencia de Prensa”, o una comunicación telefónica que tuvo la gentileza de mantener, en tránsito a Buenos Aires, con este escriba. Que bastara “acreditar” la “residencia en el Partido de General Pueyrredón”, para recibir la “caricia” del importante descuento.

Se nos ocurre loable que el Secretario Laserna pretenda que los marplatenses visitemos la Biblioteca Pública Municipal, tan importante como necesaria para nuestra cultura individual o colectiva, pero poco feliz –si así fuera- transformar el hecho en un acto político destinado, como parte colateral del proyecto, para congraciarse con la comunidad a la que sirve.

Pensamos bastaría, en la boletería del Teatro pertinente, presentar el documento de identidad en el que figura su carácter de “residente”, tanto habilitado para votar como para concurrir a un espectáculo, ya que el mismo “Padrón Electoral” así lo indica y certifica.

Además, como me expresara Carlos Rotemberg en la comunicación telefónica mencionada, si el intento es hacer estadísticas sobre los “marplatenses residentes” que concurren a un espectáculo teatral –acción fundamental en el “marketing” de todo empresario que se precie, bastaría con emitir un “ticket” diferenciado, imprescindible, además, para el control del monto de las recaudaciones diarias en el manejo del “Borderó” cuyo importe total se divide, habitualmente -neto- entre el “Empresario de Sala” y el de “la Compañía Teatral”.

Esta cuestión nos hizo recordar un hecho, personal y reciente:

Acompañando a un pariente muy cercano, radicado en San Isidro, lo llevamos a conocer y disfrutar las “Termas Marinas” de San Clemente.

Allí el boletero nos informó que, los “residentes” en el Litoral Atlántico Bonaerense, tienen un descuento especial. Pero, al intentar dos entradas con “descuento”, nos negaron una “caricia”. Mi acompañante, por más pariente que fuere, no era “residente”. Por otra parte, me veo obligado a señalar que, los “teatrofilos” en Mar del Plata al menos, son una exclusiva minoría, muy lejana a las expectativas de Carlos Rotemberg, ya que como hemos dicho, la asistencia a un “hecho recreativo”, depende, especialmente en nuestro verano, de las características del “tiempo libre” de cada residente y la decisión final depende de ello. Constituyendo, como dije, un acto gregario donde el “invitante” agasaja a su invitado. Que puede ser también “residente”, o no serlo.

Por eso, y con mucha pena, nos permitimos cuestionar la “ingeniería” oficial en la ejecución del afortunadamente concretado proyecto

Al escribir esta notica, nos hemos reído solos y ruborizado, ante el argumento de un “corto condicionado XXX que nos pasó por la cabezota:

Los protagonistas se acarician – al decir de Rotemberg pero más lujuriosamente - previo al coito – todo un espectáculo- ante la mirada “voyeur” de un funcionario que, previamente, les ha otorgado un “carne” habilitante como protagonistas del acto

Insisto, todavía me rio y me ruborizo, solo, ante tal argumento, cuyo loco pensamiento no implica, natural y obviamente, hacer comparaciones con la realidad.

Y si así se interpretara - ¡por favor! – me desdigo y pido disculpas de rodillas.

Lucho Martínez Tecco



En Argentina podés encontrar pantallas de led para publicidad en venta y alquiler

Compartí esta nota

retrato de hoy