edicion

sponsors

balneario

PPublicidad Uocra

pasteleros

Fue un “banderinazo”, con clara evidencia opositora

Fue programado y convocado por las redes sociales, difundido también por diarios de tirada nacional. Seguramente, por las repercusiones obtenidas por un encuentro similar unos días antes, se animaron los organizadores a gestar un acto de mayor magnitud. Pero no lo lograron y los objetivos políticos quedaron en evidencia, y no pusieron el cuerpo. En este momento, River debe estar templado por la unidad sin fisuras. Causa rechazo la oposición, es bueno que exista la democracia, pero dentro de un año, en la actualidad es perjudicial, no es saludable adelantar el reloj de las elecciones. Primero River, luego las aspiraciones personales.
Unas 1.800 personas, calculadas rigurosamente (dato chequeado con oficiales de la Policía Federal que se encontraban en el lugar), se congregaron en el acceso principal al Estadio Monumental, únicamente en la cuadra comprendida por Avda. Figueroa Alcorta entre Almirante García y Quinteros.
De esas 1.800 personas, aproximadamente 700 se movilizaron en unidades de transporte escolar, en dudosas condiciones de circulación. Ocho (8) de esos colectivos fueron estacionados sobre Figueroa Alcorta entre Udaondo y Quinteros, otras seis (6) poco antes de llegar a Almirante García. Es decir que prácticamente un 50 % de la asistencia total, fue aportado por hinchas provenientes de Morón, Berazategui, Benavídez y José León Suárez, entre otros lugares, movilizados especialmente.
Poco antes de las 19.00 comenzó la concentración, y a las 21.30 casi en su mayoría los asistentes habían abandonado el lugar, algunos ya se habían marchado poco antes de las 21.00. El núcleo del ruido provenía de activistas, que a puro bombo, inducían al resto a los clásicos estribillos opositores, que tienen de manera excluyente como objetivo, hacer pagar costos políticos que asumió, asume y asumirá el presidente del club, Daniel Alberto Passarella.
Pero para quienes creen que ese fallido acto opositor, terminaba con ese “Banderinazo”, deben saber que no es así. Esa manifestación piquetera, logró el propósito de los diez minutos que le dieron las luces de las cámaras de la televisión y de los micrófonos de las audiciones deportivas radiales, que se emiten precisamente en ese horario. Ese era el propósito, disfrutar de espacios para los reclamos de claro tinte opositor, extendidos al día siguiente en la cobertura de los medios gráficos y agencias de noticias, para lo cual algunos dedicaron hasta dos páginas de sus ediciones deportivas. El mismo espacio que cuando juega oficialmente el equipo. Una desmesura que francamente no entiendo, sino existe otra cuestión de fondo, por ahora nada lo justifica, salvo razones de la política interna.
Pero ya la mano había arrancado con una previa por Radio Mitre, donde Costa Febre le dio media hora de aire a Jorge Rial, para que se despachara a gusto, contra la legítima presidencia de los votos en el Club Atlético River Plate. Con lo cual el engranaje montado para estimular el acto, activaba a personas mediáticas claramente anti – Passarella, y que utilizan sus programas chimenteros para formar parte de la campaña denostadora y deformadora.

Pensar que Cristina Fernández de Kirchner, ha montado una red de medios oficiales, para defender su gobierno, que incluye la cadena oficial, futbol para todos, radios, diarios etc. en lo cual se invierten miles de millones de pesos de los contribuyentes argentinos, porque es obvio que no lo paga el gobierno, y aún así se queja. En cambio Passarella, no hace uso ni de los espacios a réplica, que por derecho le corresponden, en cada uno de los programas en los que es agraviado, muchas veces a partir del desconocimiento.
Es un ataque a mansalva, para lo cual se usa a una larga lista de heridos con el club, que ya todos conocemos, y que también participan en la política interna, con magros resultados. Los últimos despechados Fernando Cavenaghi y Alejandro Cavenaghi, ahora se han sumado a Ramón Díaz, el Beto Alonso, Ariel Ortega y Enzo Francescoli. Es obvio que no comparto esa línea, sino por el contrario, estoy absolutamente convencido, que cuando se toman decisiones antipáticas e impopulares, en estos casos son para el bien de River.
Vamos a una simple ecuación. ¿Por qué ya no alcanza la panacea del Futbol Para Todos? Es la regresión a fojas cero. Ahora Don Julio tendrá que ir más por más de lo mismo de manera exponencial, pero encontrará nones en un Estado que se está ajustando salvajemente, a partir del Impuesto a las Ganancias a trabajadores que con $ 8.000.- no paran la olla. A ver si entienden de qué se está hablando en este país. River no es una isla, y hay que ser muy cuidadoso, con tirarle la gente encima a la institución. La dirigencia opositora debe ser muy responsable, y tomar debida lectura de la realidad.
Es fácil caer en la demagogia del premio fácil, o del cargo rentado, honorarios jugosos y contratos suculentos, transferencias discrecionales, así nos vamos todos a la quiebra y en un año nos quedamos sin River. Hoy el mercado de los pases deja a la Argentina afuera del contexto internacional, no es un problema de River, es un problema mundial. Cuando Néstor Sívori maldice, es porque se le han fugado miles y miles de dólares, de los jugadores que representa, y alguien con mucho carácter y convicción le dice que no, y pone la cara para que cientos de miles de hinchas desinformados, terminen gritando giladas en la cancha. Esto hay que tenerlo claro, sino River no tiene destino.
Las banderas colgadas en el portón del Estadio Antonio Vespucio Liberti el viernes a la noche, en las cuales se puso en un pie de igualdad a Aguilar con Passarella, es de una procedencia que indigna, sobre lo cual no vale la pena extenderse, porque todos los riverplatenses saben cuál es la herencia que se recibió, y cómo se confió el voto en la actual conducción, en el peor momento de su historia, para terminar con la corrupción dentro de la entidad. No es fácil enderezar el rumbo, luego de haber sufrido la devastación, años de infamia, que perjudicó hasta los símbolos más queridos del club, su escudo y sus colores, quedaron manchados.
Ya los carteles que portaban algunos de los asistentes con la leyenda “Elecciones Anticipadas” daban cuenta de cuál era la intención. Una murga compuesta por 10 miembros con disfraces alquilados de sepultureros, enarbolando figuras de cartón, izadas a mástiles que portaban los fotos de Passarella y Aguilar, fue otra evidencia de cómo se busca lesionar al presidente. Pareció una comparsa propia de “Carnaval para todos”, cinco meses después. Un ridículo. Querían diez minutos de televisión y radio gratis, más espacios gráficos en los diarios del día después, todo fomentando el desprestigio de Passarella y sin poner la cara, en la preparación de un clima de agitación. Muchos jóvenes no sabían ni por qué estaban ahí gritando.
Jorge Elías Gómez
jorgeeliasgomez@gmail.com



retrato de hoy