edicion

sponsors

balneario

PPublicidad Uocra

pasteleros

Como elefante en bazar

El intendente Pulti en su afán de convertir a Mar del Plata a imagen de Curitiba, lo único que ha logrado es un carnaval de conflictos.
Impulsado por su política de anuncios compulsivos ha implementado de una manera tan ineficiente, tan poco pensada, desde una mirada de despacho, la implementación de la recolección de residuos que ha generando una sucesión de errores que de no ponerle remedio rápidamente el sistema entrará en colapso.
Basta con pasar por el predio de disposición final para ver como la cooperativa CURA, recicla a cielo abierto dejando a merced del viento los desechos que son desparramados por toda la zona. El camino viejo a Miramar minado de bolsitas y papeles por el campo y colgadas de los alambrados, incendios en el viejo predio que amenazan al nuevo, las
trescientas personas que reciclaban en el basural quedaron abandonadas a su suerte creando tal situación de tensión que terminó con el homicidio de un joven de 19 años por la disputa de uno de los elementos de relativo valor en la basura y dejando sin ninguna posibilidad de supervivencia a gente desplazada del empleo formal o actividad económica, resignada a juntar cartones para vivir.
El intendente Pulti debería haber aprovechado los asesores de Curitiba para preguntarles como hicieron el sistema de separación en origen en el año 1965, y seguramente le hubiera sorprendido saber que el primer convenio que se realizó fue con los cartoneros, que incluso al principio del plan se los incentivaba con bonos que podían canjear por bolsones de alimentos y pasajes en el transporte público, que de esa manera los cartoneros de Curitiba en poco tiempo reconvirtieron su sistema de recolección pasando de la tracción a sangre al automotor, resolviendo así el problema de separación de residuos en origen y el reciclado que como ejemplo podemos decir que actualmente recicla 900 toneladas de papel al año, que hace un equivalente a 14.000 arboles en el mismo periodo y por otro lado resolvió en gran parte el problema de desocupación ya que en la actualidad, en Curitiba la actividad de reciclado es formal y con todos los beneficios sociales.
El sistema de disposición alternada por zonas, no solo está reñida con el sentido común, además se pretende con un sistema de recolección antiguo hacer la separación en origen, algo así como pretender que Julio Boca baile con borceguí de metalúrgico. Todos los ejemplos urbanísticos relacionados a este tema demuestran que los desechos deben ser puestos a disposición al mismo tiempo pero en forma separada, de tal manera que la empresa recolectora retire los desechos orgánicos y los recicladores los inorgánicos como un comienzo organizado y un plan de integración que permita reconvertir el reciclado en una actividad digna, reconocida y útil a la sociedad.

Pablo Aceto
PaSo - PSA


retrato de hoy